Hormigas

Me llamo Anónimo y soy tu Jesucristo particular, y en estas frases mi mente voy a descifrar. Desde hace tiempo veo humanos con comportamientos raros, caminan juntos sin interactuar con quien cruza a su lado. Tienen una organizacion individual perfecta y estigmatizada. Los comprendo, veo la simpleza de sus acciones, las indirectas y la facilidad para adivinar sus intenciones. Es muy simple con conocer al detalle la psique del demente, aqui de cuerpo presente, viajando por mundos que jamas verás por inconciente, no eres valiente por esconderte en la sociedad, no estas vacunado contra la mediocridad mental, puedes decir misa que te doblo y no me hace falta ni hablar. Y por eso me quiero suicidar, si esto es la inteligencia es una basura magistral, y si no, seré subnormal y purgo el mundo de una carga más. Si quieres mi consejo de transtornado mental, ama si tienes oportunidad y con toda intensidad, y vive lo que te diga el alma, no lo que escriba el profe en la pizarra. Y no te confundas, estas letras no son de rapero, es el arte inspirado de un roquero asocial que no sabe a quien molestar. Tranquilo, no me voy a matar, aunque la tentacion es fuerte quiero ver a este mundo cambiar, y al destino llegar. Me gusta estar en mi burbuja musical, escuchando historias que jamas me ocurrian, en mi vacío mental sin poder hablar y con el pulso de un yonki de tanto pensar. Y que digo, la vida es un castigo, desde que me levanto hasta que me acuesto tengo síndrome de despersonalizacion a cada momento. Me dicen raro y les contesto con una sonrisa de burlero, estare vacío y acabado, pero almenos no persigo un sueño impuesto, solo anhelo convertirme en vampiro o matar al mundo entero, nada serio, es por culpa del veneno que llamais socizar. Aqui en mi cueva escribo cuentos que te haran temblar o llorar, si me dejas abrire tu corazon para luego encandilarlo con parrafos sin alma pero con gran valor emocional. A ti desconocido te aplaudo por ser una hormiga mas de la vida, abre tu mente y veras los colores magicos de la poesía, que lo mejor de la vida pasa con las miradas y no con las partes íntimas. No sueñes, respira y veras que nada tienes en esta vida, pero quizas mañana tu musa doble por la esquina y reines en el pais de las maravillas.

Advertisements

Te quiero. Quiero la forma en la que miras, con esos ojos en los que no distingo nada más que un pozo sin fondo. Quiero esa sonrisa que hace que sienta vergüenza de estar en mi piel. Quiero a tus manos frías en invierno, las quiero cuando me tocan y me hacen pensar que estoy vivo. Quiero a tu voz cuando me saluda, cuando me dice que todo va a ir bien, y cuando me llama idiota. Quiero tus mañanas, cuando amaneces cargando el sol a la espalda. Quiero tus besos, me drogan de sobremanera.

Te quiero a ti y a tu timidez, quiero la forma en la cual bajas la cabeza cuando me ves. Quiero la forma en la que cierras los hombros cuando estás nerviosa, quiero a esa mirada de pupilas dilatadas cuando estás atenta. Quiero a tu indiferencia, al poder verte de lejos y analizar cada centímetro de tu cuerpo. Quiero a tus indirectas, a tus peticiones informales y a tus puestas de escena lentas y tardadas.

Quiero a tus lágrimas, quiero a tus sueños como si fuesen los míos. Quiero a tus abrazos ya inexistentes, a esas horas hablando de sinsentidos, pero que lo eran todo. Quiero a tus palabras llenas de segundas intenciones, al olor de tu perfume que me emborracha si se me ocurre pasar por detrás de ti. Quiero a tus demonios, a tus arrugas y a tus imperfecciones.

Te quiero a ti, con todo lo que eres y serás, con tus manías y tus cambios de humor, con tu forma de caminar y parar el tiempo para mi. Quiero la forma en la que haces que me embobe solo con sonreírme. Quiero la manera en que consigues que todo el mundo me diga si estoy enamorado de ti, quiero los caminos sin fin por los que me llevas a pasear solo.

Y si te quiero así, de todas las formas posibles, bajo la lluvia y abrazados por el sol. Te quiero cuando te asustas en una película, cuando solo caminamos abrazados compartiendo un silencio mejor que mil novelas. Quiero el tener que sorprenderte cada día de una manera diferente para sentirme bien, quiero el sentirte cerca cuando aún no has llegado.

A ti, de mil sensaciones y colores,¿Te quiero?

Veo a mi gato, lo veo respirar. Mueve la cabeza para acomodarse y sigue ahí, quieto, a los pies de la cama. No se cuanto tiempo lleva ahí, lo cual es curioso porque recuerdo haberle abierto la puerta de mi habitación, pero aún así, no sabría decir cuanto tiempo lleva ahí. También veo un ventilador, de techo. Me gusta atar bolas rojas a las aspas y verlo girar a oscuras. En cierto modo me hipnotiza. Aún con la mezcla de olores propia de la habitación de un adolescente, consecuencia de la habitual falta de limpieza mezclada con todo tipo de productos de aseo corporal, lo cual carga el ambiente hasta el punto de resultar agobiante, logro captar el olor de tierra mojada. Está lloviendo, y el agua cae a menos de un metro de mi cabeza. Pero no me moja, claro, una bonita fachada de lo que conocemos como edificio para el agua antes de que se pueda colar a saludar por mi ventana. Después de ver y oler todo esto, siento como cada parte de mi cuerpo, que creía estar cómodo, en realidad está haciendo un esfuerzo por mantenerse donde está. Un esfuerzo en vano. La luz, aunque tenue, ilumina todo el cuarto y me permite ver mi orden dentro del caos. Veo todo, aunque no se donde hay nada. 

Supongo que toda esta mezcla debería producir algún efecto en una persona mínimamente emocional, pero yo me acostumbre a este ambiente pesimista. La energía que fluye por estas paredes debe estar poseída por el espíritu de algún gitano del siglo XIX al cual habré ofendido en mi vida pasada. Quizás.

Así pues en este ambiente estoy, intentando sentirme superior mentalmente a mi yo de hace cinco minutos, lo cual obviamente resulta en un esfuerzo fútil, ya que la inspiración suele venir cuando esté demasiado harto de mi mismo como para escribir algo, cosa bastante habitual. Pero retomando el tema anterior. Aún oigo el agua caer, y las aspas girar, y sigo viendo a mi gato en el mismo sitio. Pero no es el mismo momento. Si todo está exactamente igual, ¿Porque el tiempo no es el mismo? Si me despertase en un lugar diferente, a una hora distinta, ¿Seria otra persona? La noción del tiempo se pierde entre cuatro paredes que han visto más lírica en una noche que un instituto en un año, pero no resulta importante a ojos de los ciegos.

Así que vuelvo a preguntarme si sirve de algo pensar diferente cuando las ideas distintas son quemadas por antorchas conservadoras y nuestro destino viene implícito en un contrato de alquiler. Soy una distorsionada realidad de Jack. 

Si nada ha cambiado, ¿Por qué el tiempo ha pasado?.

Eterna

Evocando a mi maestro me hallo.

 

Dime quien soy,

y dime quien eres tu.

Dime por quien vivo hoy,

dime por quien vives tu.

 

Dime por qué ya no me quemas,

por qué ya no veo fuego en tus ojos,

dime por qué ya no eres mi Leonora,

ya no me duele ver tus sueños rotos.

 

Dime por qué ya no te importa,

dime quien te hizo ver que era un juego,

que realmente no soñaba con tu boca,

dime quien te prometió un mundo sin huecos.

 

Dime por qué y no te querré más,

dime que te han hecho para que tus ojos no brillen más.

Dime quien eras, y quien eres, y quien serás,

dímelo e intentare tu perfume olvidar.

 

Dime por qué ya no te importa,

dime por que todas las promesas no valen nada.

Dime que no te duele verme,

júrame que ya no sientes nada.

 

Dime que tengo que hacer para dejarte ir,

dime como se supone que el dolor se va a olvidar,

dime como voy a volver a amar después de ti,

después de romperme y tirarme a quemar.

 

Solo dime como,

y no te lo pediré más.

Dime como te tengo que mirar,

y como te tengo que desear.

 

Dime que tengo que hacer, si tu, mi Leonora,

un día me quieres y al otro olvidas tu corazón.

Dime quien tengo que ser para poder oler tu pelo cada mañana.

Solo dímelo, y verás, verás que podemos ser eternos.

 

Dímelo y te prometo mi vida, con todo lo que ella contiene,

con los mares de palabras para ti.

Díme, mi bruja, mi perla negra, como odiarte,

más me es imposible pensar en ti sin amarte.

 

Dime que ya mis palabras no valen nada,

dime que lo único que ser hacer por ti ya no te hace llorar,

bañame en la miseria y dime, dime que en mis ojos ya no ves el mar,

dímelo y verás, verás que podemos ser eternos.

 

Dime que no cuentas los dias para que la casualidad nos encuentre,

dime que no tienes recuerdos puros conmigo.

Dime que no puedo quererte, porque para ti no soy nada,

dímelo y verás, verás como un alma se parta.

 

Dime que no quieres un amanecer de la mano del diablo,

dime que no sueñas con correr por una carretera sin fin,

solo por la promesa de que esté mi mano al final.

Dime que he de crear para ti, mi Leonora.

 

Dime cuanto he de caminar para verte,

dime donde puedo encontrarte,

pues la duda es mortal, mi vida, mi corazón está inerte,

muerto de tanto amarte.

 

Dime algo que no haya hecho ya, mis mañanas de invierno,

dime que te bese y correré hasta el fin del mundo buscando tus labios,

dime que te mire y sentirás mis ojos en ti, en todo lo que puedas imaginar, 

y dime, dime que te quiera y verás, verás que nos haré eternos.

 

Dime que te quiera y verás,

verás que para mi, ya eres eterna.

Last resort

Probablemente esta sea la última vez que escriba algo así. He vivido mucho en este ambiente como para poder decir que me guste. Empecé a escribir cuando me di cuenta de que las palabras pueden tener mas fuerza que los actos, si sabes como usarlas. Empecé a escribir poesía porque la veo como una crítica satírica a el amor convencional, es como hacer el amor con palabras, de forma sutil. Empecé a escribir textos porque  creía que volcando todo mi ser en un par de líneas podría conquistar todo lo que quisiese. Y así era, así es. 

Siempre que he conocido a alguien y ha descubierto esta faceta mía ha quedado asombrado, nunca entendí muy bien por qué, pero así es. Es curioso como tras escribir algo nunca vuelvo a leerlo, ahí se queda, para que otras personas lo juzguen. A mi, ya me da igual. Durante estos años, antes de empezar y borrar varias veces este blog, escribí mucho. Cuadernos enteros bañados en tinta negra o azul, que de cierto modo relejaba mi vida y mis pasiones. No sabría decir donde están ahora mismo, “arte” perdida se le podría llamar.

Y en cierto modo es gracioso, ver como con versos puedes cambiar la forma de ver la vida de alguien, o como puedes hacerle sentir esa sensación de frío en el corazón cuando lee ciertas cosas, como un pequeño shock momentáneo, una emoción fugaz. Y si, me gusta escribir, me gusta saber que aunque alguien pueda sentir total indiferencia por mi, puedo cambiarle, puedo enamorarle con palabras, con sentimientos, y no con músculos o materialismo. Así soy yo, una distorsionada versión de cualquier mártir. O al menos, así era. 

Era, porque todas las cosas tienen su final. Cuando pones todas tus esperanzas en una forma de ver el mundo, y poco a poco te das cuenta de que esa visión de futuro se cae a pedazos conforme pasa el tiempo, tu te caes con ella. Me cansé de escribir para ojos que no leen, para corazones que no sienten y para mentes que no comprenden que nada mas lejos de la realidad, lo único que merece la pena es ese calor en el alma. Me cansé de actuar como si no necesitara nada más que a mi mismo, como si nada me importase.

Esta es mi experiencia, esto es lo que he sacado en limpio desde que tengo uso de razón. Ya no hay que actuar más, ni hacerse el fuerte. Ya me habéis hecho fuerte. 

Así es como despido esta etapa, diciendo que ya no quiero sentir más. Ya no quiero tener la esperanza cada mañana, las ilusiones, el sentir cada día mil sensaciones diferentes. El mundo se ha encargado de matar esa forma de vida. Ya no queda nada.

Supongo que va siendo hora de reunir todos los hechos sobre el gran asunto que es mi autodestrucción crónica. En un primer momento no tenía pensado hacer este tipo de cosas, pero me convencieron de lo contrario, así que por probar nada se pierde.

 

Hablé con un gran amigo el cual me aconsejo que para superar tus problemas, lo primero que debes hacer, es verlos y afrontarlos. Esto resulta curioso cuando tus problemas varían dependiendo del día o del humor, pero aún así creo que ponerlo en práctica puede ser, quizás no útil, pero curioso…curioso será.

 

Empezaré con esta mañana (destacar el hecho de que uso el término “mañana” a la hora a la cual me levanto, la cual hoy fue alrededor de las 2 de la tarde). Lo primero que hice fue mirar el móvil,  no se porque, si nunca hay nada interesante ahí: No utilizo facebook en absoluto, y whatsapp lo mínimo posible. Se podría decir que mi móvil tendría mas utilidad como pisapapeles que como medio de comunicación, pero en fin. Después de dudar sobre si ducharme o probar a ver cuantos días podría aguantar seco, me aseé e hice mis labores diarias (lo que viene siendo tirar la basura y esconder la mierda de mi cuarto para que no se vea). Luego me dormí, porque no veía nada interesante que hacer, o algún impulso o motivación que me mantuviese cuerdo.

Me desperté horas después, cargado de recuerdos de sueños que ojalá ocurriesen, pero no en esta vida. Supongo que los sueños pueden ayudarte a cambiar, si te ponen en la situación adecuada.  Lo que hice fue iniciar el juego online al cual estoy jugando ahora. Es mi hobby, es una basura de hobby, pero al menos me mantiene con la mente ocupada. Mi AI* salió a la luz a la hora de armar un raid, pero eso es algo a lo que me vengo acostumbrando desde años (que no, que no te acostumbras, pero al menos actúas como que te da igual).

Luego de este “emocionante” tramo, vine a escribir esto, es en este punto del día en el que estamos. Podría haber salido a la calle hoy, como todos. Se donde estaban, se lo que había hoy, y ayer. Se a quien podría haber llamado para salir, pero sería mas autodestructivo que quedarse aquí, escribiendo.

Digamos que el problema viene cuando todos los días son así. Una mezcla de rutina patética y momentos de alegría, rápidamente esfumados.

La verdad es que no veo en que puede llegar a ayudar el reconocer que no se leer las señales más obvias, y que no se pedir perdón, ni decir hola, ni darme cuenta de cuando es suficiente, de cuando es muy poco, de cuando debería callar y de cuando debería hacer callar a los demás y hace realidad la magia.

El reconocimiento no sirve de nada si por dentro todo sigue negro, que es como lo veo. Pero lo digo de forma alegre, relativamente, con esa voz que todos tenemos dentro que repite cada una de las palabras que escribes, que en realidad viene siendo tu voz imitando a tu estado de ánimo, pero sin hacer ningún sonido. Esa voz es la que dice que, aunque todo sea así, aunque día tras día realmente no haga nada, no por orgullo, ni por confusión, ni por miedo o rabia, sino porque realmente, en este punto de mi vida, hay pocas cosas que me importen, y justamente son esas cosas con las cuales no se como continuar, que decir o que hacer.

 

Dudo que esto sirva de algo hacia mi, se muy bien que mi actitud introvertida hasta tal punto, provoca el efecto contrario al misterio: la sensación de ansiar la soledad. Quizás no solo yo, sino también el mundo debería pensar en que, muchas personas no tenemos un plan, no nos callamos para que tengan que hablar los demás. Simplemente no hay una linea que te diga como seguir.

 

 

*AI: http://adf.ly/qmP46

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL JUEGO SIGUE BITCH: http://adf.ly/qwcnM

Tal vez ella es todo lo que podría haber buscado

Tal vez la miré.

Tal vez imaginé todo tipo de historias juntos.

Tal vez pensé lo feliz que sería conmigo, y que seguramente fuese el tipo de chica que es interesante, ese tipo de persona que hoy no abunda.

Tal vez pensé que sería una artista, la veía interesante.

Tal vez dudé mucho antes de hablarle y decirle mi nombre.

Tal vez congeniamos e hicimos el viaje juntos.

Tal vez la invité a un café y me di cuenta de que ella era todo lo que podría haber buscado.

Tal vez caminamos de la mano sin sentir vergüenza.

Tal vez me encanta estar con ella donde sea, como sea.

Tal vez intentamos ir despacio, pero todo era demasiado perfecto para ir despacio.

Tal vez ella me espere despierta cada día.

Tal vez ella me haga sentir cálido y cómo en casa, a salvo.

Tal vez cocine para mi y solo se ponga feliz con una sonrisa mía.

Tal vez amemos los días de frío, por tener una excusa para abrazarnos durante horas.

Tal vez ella sea quien me calme en mis días grises. Quien me acaricie el pelo y me diga que todo saldrá bien cuando esté muy asustado como para continuar.

Tal vez yo sea su héroe y ella no pueda vivir sin mi.

Tal vez yo sea para ella como ella es para mi, mi mundo.

Tal vez ella sea perfecta.

Solo que no para mi.

Tal vez ella camine de la mano con otra persona.

Tal vez sea a otra persona a quien consuele en sus días grises.

Tal vez sea a alguien más a quien haga sentir a salvo.

Tal vez sea a la rutina de otra persona a quien convierta en mágica.

Tal vez espere despierta a otra persona.

Tal vez otra persona imagine historias con ella.

Tal vez alguien más sienta que su mundo se mueve por ella.

Tal vez otra persona crea que ella es una artista.

Tal vez otra persona deba sonreír para que ella se sienta bien.

Tal vez sea otra persona quien no pueda mirarla a los ojos sin derretirse.

Tal vez nada sucederá nunca.

Tal vez nunca hicimos un viaje juntos.

Tal vez.

No se si podría vivir con ello.