Ciegos

Encandilado ante tal majestuosidad como un imsecto ante una luz, intentando difuminar su grandeza con la esperanza de poder resurgir de este mar de penas. Mil veces derrotado y más veces aún puesto en pie, con la única esperanza de encontrar por fín la escalera al tejado de este pozo.

Y es que no imagino universos sin ti, sin tu belleza, esa que irradia por cada poro de tu ser y magnifica lo que una vez fue banal.
No anhelo días sin tu presencia, y tu sola ausencia basta para volcar mi mente en una espiral de demencia.
No respiro cada vez que siento tu escencia, me nubla la vista mi propia conciencia y no pienso cuentos en los que no estés tu en medio.

Y tu sola existencia me deja ciego, desarmado frente a un mundo lleno de sacrilegios y tormentos. Y a tu sola compañía quiero.

A ti quiero proteger del frío del invierno, de los vientos que se llevan lo que nos calienta por dentro. A ti quiero hacer soñar, viajar conmigo a una dimension donde solo haya paz y verás, verás que sin duda soy un bosque y una noche de árboles oscuros, pero si no tienes miedo de mi oscuridad, encontrarás también taludes de rosas debajo de mis cipreses.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s