Eterna

Evocando a mi maestro me hallo.

 

Dime quien soy,

y dime quien eres tu.

Dime por quien vivo hoy,

dime por quien vives tu.

 

Dime por qué ya no me quemas,

por qué ya no veo fuego en tus ojos,

dime por qué ya no eres mi Leonora,

ya no me duele ver tus sueños rotos.

 

Dime por qué ya no te importa,

dime quien te hizo ver que era un juego,

que realmente no soñaba con tu boca,

dime quien te prometió un mundo sin huecos.

 

Dime por qué y no te querré más,

dime que te han hecho para que tus ojos no brillen más.

Dime quien eras, y quien eres, y quien serás,

dímelo e intentare tu perfume olvidar.

 

Dime por qué ya no te importa,

dime por que todas las promesas no valen nada.

Dime que no te duele verme,

júrame que ya no sientes nada.

 

Dime que tengo que hacer para dejarte ir,

dime como se supone que el dolor se va a olvidar,

dime como voy a volver a amar después de ti,

después de romperme y tirarme a quemar.

 

Solo dime como,

y no te lo pediré más.

Dime como te tengo que mirar,

y como te tengo que desear.

 

Dime que tengo que hacer, si tu, mi Leonora,

un día me quieres y al otro olvidas tu corazón.

Dime quien tengo que ser para poder oler tu pelo cada mañana.

Solo dímelo, y verás, verás que podemos ser eternos.

 

Dímelo y te prometo mi vida, con todo lo que ella contiene,

con los mares de palabras para ti.

Díme, mi bruja, mi perla negra, como odiarte,

más me es imposible pensar en ti sin amarte.

 

Dime que ya mis palabras no valen nada,

dime que lo único que ser hacer por ti ya no te hace llorar,

bañame en la miseria y dime, dime que en mis ojos ya no ves el mar,

dímelo y verás, verás que podemos ser eternos.

 

Dime que no cuentas los dias para que la casualidad nos encuentre,

dime que no tienes recuerdos puros conmigo.

Dime que no puedo quererte, porque para ti no soy nada,

dímelo y verás, verás como un alma se parta.

 

Dime que no quieres un amanecer de la mano del diablo,

dime que no sueñas con correr por una carretera sin fin,

solo por la promesa de que esté mi mano al final.

Dime que he de crear para ti, mi Leonora.

 

Dime cuanto he de caminar para verte,

dime donde puedo encontrarte,

pues la duda es mortal, mi vida, mi corazón está inerte,

muerto de tanto amarte.

 

Dime algo que no haya hecho ya, mis mañanas de invierno,

dime que te bese y correré hasta el fin del mundo buscando tus labios,

dime que te mire y sentirás mis ojos en ti, en todo lo que puedas imaginar, 

y dime, dime que te quiera y verás, verás que nos haré eternos.

 

Dime que te quiera y verás,

verás que para mi, ya eres eterna.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s