Last resort

Probablemente esta sea la última vez que escriba algo así. He vivido mucho en este ambiente como para poder decir que me guste. Empecé a escribir cuando me di cuenta de que las palabras pueden tener mas fuerza que los actos, si sabes como usarlas. Empecé a escribir poesía porque la veo como una crítica satírica a el amor convencional, es como hacer el amor con palabras, de forma sutil. Empecé a escribir textos porque  creía que volcando todo mi ser en un par de líneas podría conquistar todo lo que quisiese. Y así era, así es. 

Siempre que he conocido a alguien y ha descubierto esta faceta mía ha quedado asombrado, nunca entendí muy bien por qué, pero así es. Es curioso como tras escribir algo nunca vuelvo a leerlo, ahí se queda, para que otras personas lo juzguen. A mi, ya me da igual. Durante estos años, antes de empezar y borrar varias veces este blog, escribí mucho. Cuadernos enteros bañados en tinta negra o azul, que de cierto modo relejaba mi vida y mis pasiones. No sabría decir donde están ahora mismo, “arte” perdida se le podría llamar.

Y en cierto modo es gracioso, ver como con versos puedes cambiar la forma de ver la vida de alguien, o como puedes hacerle sentir esa sensación de frío en el corazón cuando lee ciertas cosas, como un pequeño shock momentáneo, una emoción fugaz. Y si, me gusta escribir, me gusta saber que aunque alguien pueda sentir total indiferencia por mi, puedo cambiarle, puedo enamorarle con palabras, con sentimientos, y no con músculos o materialismo. Así soy yo, una distorsionada versión de cualquier mártir. O al menos, así era. 

Era, porque todas las cosas tienen su final. Cuando pones todas tus esperanzas en una forma de ver el mundo, y poco a poco te das cuenta de que esa visión de futuro se cae a pedazos conforme pasa el tiempo, tu te caes con ella. Me cansé de escribir para ojos que no leen, para corazones que no sienten y para mentes que no comprenden que nada mas lejos de la realidad, lo único que merece la pena es ese calor en el alma. Me cansé de actuar como si no necesitara nada más que a mi mismo, como si nada me importase.

Esta es mi experiencia, esto es lo que he sacado en limpio desde que tengo uso de razón. Ya no hay que actuar más, ni hacerse el fuerte. Ya me habéis hecho fuerte. 

Así es como despido esta etapa, diciendo que ya no quiero sentir más. Ya no quiero tener la esperanza cada mañana, las ilusiones, el sentir cada día mil sensaciones diferentes. El mundo se ha encargado de matar esa forma de vida. Ya no queda nada.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s