Siento que ha pasado mucho tiempo desde que me siento a reflexionar conmigo mismo.

Necesito escapar de esta jungla de prejuicios y superficialidad, pues cada vez siento mas fuerte la necesidad de disculparme por lo que soy, a sabiendas de que nadie debería hacerlo.

Puede que esto sea un principio o un final, muchas horas aguardan hasta la próxima vez que la luz haga su aparición magistral, iluminando mis caminos. Pero a metáforas no nos entendemos,  y en vísperas del tormento que se avecina, expiaré mis pecados.

Lamento haber creído que podría.

Soy el corazón roto de Jack, ignorad, pues quien solo busque paz con puñales se topara.

Sendas

Entre recuerdos intento sumergir mis pensamientos, buscando cualquier ápice de una pasión extinta.
Y entre caos nado al no encontrar mas que confusión en mis andares. Por andar y desandar las sendas del inframundo he olvidado los caminos del cielo, ya no se como tocar a sus puertas, ni como limpiar mis venas de tanta decepción.

Como un eterno viaje en los mares infinitos, donde el horizonte no es mas que niebla sin fin, y el mar sin vida refleja la luz de las estrellas, ahora ya consumidas. La paz reina en estos mundos, donde la ilusión y el calor no son mas que mitos, y el amor, leyendas de niños.

Vangloriar a quien pueda volver de los confines del abismo humano, pues su luz iluminará hasta el último rincón de este oscuro mundo, pero temedle, si las mayores luces proyectan las mas grandes sombras.

Alabad a la causa perdida, el afecto y la sabiduría, o pereced creyendo ser un Mesías en un mundo lleno de almas infinitas.
Si ya las pesquisas no sacian la curiosidad de la vida, el conocimiento se ha vuelto secundario, y las palabras, incomprensibles.

Solo espero volver a ver el cielo, o reinar en el mas profundo averno, antes de que el velo del tiempo sea muy frágil como para poder recordar.

olev

Es inexplicable como un suceso, tan simple como el inocente olvido, puede embravecer cualquier mar. Es profunda la melancolía que siento  hacia el mundo, no en vano, de ella salen mis mas profundos sueños.

Muchas veces los sueños, sueños son.

Pero no intento incomodarte, mas no intentar sientas cada latido de mi corazón. Como una noche oscura, donde aquello que resplandecía no era mas que una ilusión, un espejismo en este desierto, plagado de seres inteligentes que, irónicamente, solo pretenden olvidar.

Solo nos queda el olvido, nunca jamas recordar y así poder sobrevivir al cóctel emocional que llevamos dentro. O llevo.

Solo nos queda el olvido, tanto que olvido mi profunda emoción e ilusión de escribir cientos de lineas. Me gustaría poder jurar que aún creo en la esperanza, o en el amor, pero no hay nada en que crea ya, para poder jurar por ello.

Tan solo somos partículas, polvo de estrellas muertas.

Edén

Sin mas motivacion que la llegada de la promesa eterna comienza mi redención. Es inevitable el ver ya sin esperanzas un mundo, el cual ha roto una a una mis defensas hasta dejar solo muerte en mi exterior. Obligado me hallo a decir que los sueños, sueños son y por ello así se llaman, y aun así la realidad puede ser el sueño mas destructor.

En mi, ya no por mi sino por él, quien en algún momento fuí, siento dolor al respirar, la angustia llena cada bronquio de mis pulmones. El resentimiento hace mella en cada una de mis palabras y la impotencia no me deja ver donde antes era claro. Todavía pienso que el amor me llevará lejos, mas por religión que por convicción. Siento en mi la futilidad de mis acciones, el vacío en mis palabras, y no puedo evitar creer con todo lo que queda de mi corazón, que soy malo.

Siempre he creído en la bondad, en que la luz gana a la oscuridad sin importar la situación ni el costo. Cuan iluso puede llegar a ser un ser humano. He olvidado cuantas lunas han pasado ya, desde que no siento mas de demonios en mi, como mi interés ha decaído, mis palabras ya carecen de sentido, por no encontrar términos lo suficientemente trágicos como para explicar lo que ya no es explicable.

Debo pedir disculpas, a todos aquellos que he esperanzado con una promesa, una visión del mundo un poco mejor. Perdón, por jamás querer hacer el mal y aún así ser el más malvado, por no saber guiarme de otra forma que por mis sentimientos y emociones. Perdón, por mi presencia quien la haya sufrido, y mi ausencia quien la haya deseado. Perdón, por mi existencia y mis errores, mis falsos valores y mis sueños imposibles.

Lo siento.

 

Juro que jamás nadie volverá a oír mis lamentos, ni poseeré la confianza de nadie.

Tan solo espero que el edén exista, y aquellos a los que he amado sean capaces de vivirlo.

Pasado, presente y futuro.

Para mi, del pasado espero que leas esto y mejores cuanto yo no pude.

Es inevitable el tiempo, como las agujas que viene en sus paredes, el doble filo de la moralidad y de la esperanza.
El tiempo no cambia nunca, al igual que el mundo, me siento como un loco al tratar de confiar yo todavía en alguien, en el planeta de la hipocresía valgame soy un iluso, pensando aun que el amor me llevará lejos cuando ya nadie sabe amar.

En el fondo ya no creo, si lo único que quiero me es esquivo y mi sombra me da miedo. Y si algún dia te digo que te creo no me creas porque ya, no creo ni en mi reflejo.

Todo es tan etéreo que creo caer a través del suelo, así al menos me calienta el infierno. Me duele el pecho, y ya no se si es por el corazon, el alma o el cerebro, y veo el futuro tan incierto como un ajedrez sin tablero.

Y lo que mas te dolera sera descubrir que ya nadie cree en la magia, ni el los cuentos. Ya ninguna historia es interminable y por querer reinar en un mundo de ciegos acabarás enterrado en cemento. Pero no te preocupes, porque el tiempo nada lo cambia, y seguirás muriendo cada noche y despertando cada mañana, cual Fénix esperando por no morir solo, mirando siempre la misma ventana, o en tus sueños la misma cara.

No tengas miedo de tu espalda, las peores puñaladas vienen en la cara, y aunque te dirán que te acostumbras no hay verdad más falsa. Se un hombre y llora cascadas, asi quizas el río que nazca pueda llevar a otros a la manzana. Que mas da que seas piel llena de trozos rotos, a nadie le importará si no estás tres metros bajo lodo.

Y no me digas que sonría y viva la vida, si mi vida es un imposible y mis sueños giran en torno a mi, pero sin venir, riéndose a lo lejos de la creación que a mi juicio ha salido de la violación de un mártir.

El flagelo es infinito, tanto como las veces que me veo frente al espejo y solo quiero borrarme del universo.
Solo hay una cosa en ti que admiro, y es como aún caminas erguido. Aprende que el mundo ya no es verde sino negro, que no encajas en este baile, aunque lo intentes siempre habrán mejores para quitarte lo que soñaste.

Ojala nunca nazcas, todo sería mas fácil si me quitas la existencia, o fueses mas fuerte de lo que yo seré mientras tenga estas marcas.

Ciegos

Encandilado ante tal majestuosidad como un imsecto ante una luz, intentando difuminar su grandeza con la esperanza de poder resurgir de este mar de penas. Mil veces derrotado y más veces aún puesto en pie, con la única esperanza de encontrar por fín la escalera al tejado de este pozo.

Y es que no imagino universos sin ti, sin tu belleza, esa que irradia por cada poro de tu ser y magnifica lo que una vez fue banal.
No anhelo días sin tu presencia, y tu sola ausencia basta para volcar mi mente en una espiral de demencia.
No respiro cada vez que siento tu escencia, me nubla la vista mi propia conciencia y no pienso cuentos en los que no estés tu en medio.

Y tu sola existencia me deja ciego, desarmado frente a un mundo lleno de sacrilegios y tormentos. Y a tu sola compañía quiero.

A ti quiero proteger del frío del invierno, de los vientos que se llevan lo que nos calienta por dentro. A ti quiero hacer soñar, viajar conmigo a una dimension donde solo haya paz y verás, verás que sin duda soy un bosque y una noche de árboles oscuros, pero si no tienes miedo de mi oscuridad, encontrarás también taludes de rosas debajo de mis cipreses.

Mirando y pensando en mil fantasias. Mil sueños que nunca tendrán lugar y cientos de momentos que nunca se contaran. Destruida y quemada la alegría de un alma como a quien le quitan la vida. La ultima esperanza tomada ante el vacío de la soledad se ha ido, dejando tras de si la esquela de arañazos producidos al intentar escalar el pozo. Ya la vida me ha dado motivos para decir que la odio, que por mucho que la estudie no la comprendo. El como aun me late el corazon me intriga; el como me duele al respirar me atormenta, cada bocanada de aire es un suspiro que se lleva lo poco que queda dentro de mi carcasa. Y aún así creí pensar que la soledad algún día me dejaría una compañía mejor, pero el mundo me ha demostrado que lo único que vendra es mas hielo para este glaciar. Mas vacío.